miércoles, 20 de agosto de 2008

DEL PARADOR A LA DEGOLLADA DE GUAJARA PASANDO POR SIETE CAÑADAS 8/6/2008

Retama y Teide desde siete cañadas
Llevaba una semana rondandome por la cabeza, lo de subir al Teide a fotografiar los tajinastes. Llame a David, pero este fallo por tener un compromiso con la familia. El domingo día 8 de Junio, cogí cámara, sombrero, botas y demás utensilios de senderista y salí de casa a las 7/45, calculando que estaría en el parador de las cañadas en una hora aproximadamente. Me sentía a gusto subiendo por la carretera de la Esperanza. A partir de la Raíces ya estaba en pleno monte y aunque todavía hacia frió, abrí la ventana para poder inhalar el olor de los pinos. No encontré coches en la carrete y subía bastante ligero. Al llegar al mirador de Ayosa, el olor del codeso empezaba a meterse por todos los rincones. Pasando la crusita (Km 30) los pinos quedan relegados al fascinante terreno volcánico de Izaña. Otra vez me vuelvo a sorprender por el amarillo aun mas intenso de la hierba pajonera y mas a esta hora de la mañana. Llego al parador nacional a las 9/15 de la mañana. Hay mucha gente al rededor del parador, con mochilas, botas, bastones ,sombreros, cámaras de fotos,etc....Casi todos son extranjeros y me llama la atención una mujer, cuyos gemelos, eran dos veces los mios("Esa tía me sube a pela al Teide....Jooodeeer"...). Empiezo la caminata desde la plazoleta que se encuentra a la derecha y que te lleva a un sendero que va directo a siete cañadas, desde donde pienso caminar para subir a la degollada de Guajara. Al llegar al principio del sendero, justo donde se encuentra la valla, veo una población de tajinaste que ya conocía de otras veces y empiezo a subir por la montaña para poder acercarme a ellos, como es normal en mi con algún tropezón, torcedura de tobillo y algún arañazo. Aun no están del todo rojos, pero vale la pena hacerles unas fotos. Me fijo en que están llenos de abejas. (no se si me he metido en un lió...."arañado, machucado....¿y ahora picado?) La verdad es que no se que hacer. Al final me acerco con precaución a los tajinastes, las abejas están tan enfrascadas en su trabajo que ni siquiera mi presencia les asusta(muchas fotos). Me fijo en unas arañas minúsculas que se encuentran en unos matos de risco ("coño aquí no hay sino bichos que pican") y me quito todos los bártulos que llevo encima para poder sentarme y hacer macrofotografia con ellas. La verdad es que llevo cerca de una hora sacando fotos y no me he movido de este sitio, en donde estoy muy a gusto. Empiezo a oír voces que se acercan subiendo por un sendero que hay a mi derecha, es el sendero marcado con el numero 3 que lleva a la degollada de las cañadas, a Guajara, al paisaje lunar y a Vilaflor, un sendero bastante duro de subir y que sin embargo oigo voces de niños("esta gente esta loca subir con niños por ahí")Retomo el camino a siete cañadas, comenzando con una pequeña pendiente, que me hace llegar en unos diez minutos por las famosas piedras amarillas, son espectaculares. El sendero esta lleno de codeso, retamas, hierba pajonera, rosalitos de cumbre, etc. Creo que este año hay pocos tajinastes, aunque por siete cañadas, siempre encuentro algunos enormes. El calor empieza a apretar y no son todavía las once de la mañana. Aquí la luz es muy dura y tienes que trabajar mucho con la cámara. La pista es practica mente llana y de mucha tierra suelta, camino entre la colada de lava y alguna bomba volcánica gigantesca y me imagino que fuerza puede tener la naturaleza para lanzar estas enormes masas rocosas, de miles de kilos a tanta distancia. Miro a la montaña de Guajara esta cortada a cuchillo, pero mi idea es subirla y sacar unas fotos de casi todo el circo de las cañadas desde allí. Por el camino, voy viendo a la izquierda todo el tiempo, el Teide y la derecha formaciones de rocas espectaculares, que por supuesto tienen nombre y que yo no recuerdo. El cambio de temperatura al pasar por su sombra es notable. Camino un poco mas y corto por un atajo que sube entre lava, margaritas, codeso y lavanda. Termino el atajo bastante asfixiado, es entonces cuando me doy cuenta que estoy a 2.100 metros de altitud. Me pongo a pensar en la subida de Guajara (2.718 metros ) y me da un poco de cangui. Continuo por la pista en ligero descenso, estoy llegando a la cañada del montón de trigo. Por aquí siempre hay unos tajnastes preciosos y efectivamente ahí están. Les hago unas cuantas fotos, pero no dejo de pensar en la subida a Guajara. Unos 150 metros mas abajo, hay una pila de piedras a la derecha que marca la subida, no me lo pienso y la comienzo despacio ya que el sol y el aire enrarecido por la falta de oxigeno, hacen que te canses el doble. Paro un poco mas arriba, hay una retama en flor qué es impresionante y justo la encuadro con el Teide al fondo (fotos). El sendero se pierde de vista, se que sube serpenteando, porque lo he subido otras veces, solo veo el final, que esta a la mitad de la montaña. La falta de costumbre hace que me se me aflojen las piernas y empiece a respirar con dificultad, tengo que parar. Miro hacia arriba ("Dioossss"). Ahora miro hacia abajo y veo un senderista que sube como un tiro y no le quito los ojos de encima ("Viene como un avión el muy c......."). Yo disimulo con mi cámara, sacando pecho y metiendo barriga y al pasar a mi lado me saluda muy amablemente y yo le correspondo.Es extranjero y el muy eso..... "lleva cholassss. Termino de subir en unos veinte minutos mas, ¡Llego muerto!. Me quito todos los bártulos de encima y me siento buscando aire. Ni rastro del guiri. Me duele hasta el alma. Descanso un buen rato en este lugar, la vista es impresionante. Desde aquí y a mis pies, esta la cabecera del barranco del rió. Se va abriendo paso hacia el sur, hasta la costa. En la izquierda del barranco hay una población de tajinastes enorme, es casi imposible bajar hasta ellos. Saco de mi riñonera una manzana y unas nueces he intento recuperar algo de fuerzas, mientras como, miro de reojo hacia la cima de la montaña, es casi una hora mas de subida. A mi espalda ,se encuentra el Teide. Es tan inmenso este valle y con tanto contrastes de colores, que hay que estar aquí para verlo. Mi descripción se quedaría corta. La colada de lava llega practica mente hasta donde comienza esta subida. Sigo mirando de reojo a la montaña y después de un rato de pensármelo, decido que mis piernas y mis pulmones no están hoy preparados para subir, que hay mas días que lentejas. Decido proseguir por un sendero que va bordeando la cabesera del barranco, el terreno es de pumita (Piedra pomes). Hay también mucha roca de lava y entre ella empieza a aparecer codeso, margaritas del Teide,flores amarillas del Teide, rosalitos de cumbre,l avanda y unas retamas enormes en flor. El perfume que suelta todo este conjunto de plantas es increíble. Hago muchas fotos por aquí, pero tengo que salir, el olor y el polen, hacen que me empiece a picar los ojos y la nariz y comienzo a estornudar. El zumbido de las abejas es tan grade y aquí hay tanto silencio, que vuelvo a sentir miedo de pasar por ahí. Camino un poco mas por este sendero, hasta que encuentro otra cabecera de barranco, no estoy muy seguro pero creo que es el barranco del agua. Desde donde estoy veo que el sendero va bajando hacia Vilaflor(fotos). El sol aprieta de duro y es la una de la tarde. Aquí ya doy media vuelta para empezar a bajar hasta siete cañadas. Calculo que desde donde estoy hasta el parador lo puedo hacer en unos 45 minutos. Mientras bajo, oigo voces que provienen de la cima de Guajara y entre ellas la de un niño........si, la de un niño, el mismo niño de esta mañana. Creo que no hace falta decir lo que sentí,!verdad¡. Ya casi no pare hasta el parador, pero al llegar a una de las ultimas curvas de la pista, me di cuenta que había una especie de atajo entre la lava, cogí por el y como siempre, tropezones, torceduras, arañazos, (pieses y manos ) y esta vez casi dejo los piños. Llegue al coche, tire los bártulos en la maleta, llegue al primer bar del Portillo, aparque donde decía solo autobuses y me bebí una cerveza de golpe y allí me quede sentado un buen rato, contemplando y disfrutando de este maravilloso paisaje que tenemos y que casi nadie sabe disfrutar.
Bueno amigos, aquí les vuelvo a dejar algunas fotillas:

Rosalito de cumbre



Flor de Tajinaste



Araña del Teide


Flor de mato de risco


Tajinastes de siete cañadas


Piedras amarillas


Vista del Teide, colada de lava y siete cañadas desde la degollada de Guajara

Cabecera del barranco del rio


Flores amarillas del Teide

Sendero a Vilaflor

Bomba volcanica

CARLOS ROJAS

1 comentario:

Bego dijo...

colega....te superas macho....
Me encanta tus narraciones y las fotos...que puedo decir de las fotos. un 10 como siempre, a mi las que mas me gustan son la de la abeja en la flor en plena faena y la de la araña trabajando...son fantasticas.