sábado, 18 de febrero de 2012

RUTA CIRCULAR POR EL VOLCAN CHINYERO 9/5/2010




El Chinyero

Eran las dos y media de la tarde y yo me hallaba labrando unos trillos, y sentí temblar la tierra bajo mis pies. Dio una vez un hurrido que yo miré el cielo creyendo que pasaba algún gran bando de palomas... Entonces vinieron unos pastores de Las Manchas y todos dijeron: 'Vamos a marcharnos que de esto tiene que dimanar algo malo'. En ese momento reventó el volcán. Donde había un hoyito de volcán, en el mismo morro de la Montaña del Chinyero, fue donde reventó. Dio un gran berrido y los escobones saltaron al aire, subiendo a una altura como tres pinos grandes, dando vueltas, revueltos con el humo y la tierra, negra y colorada, y también salían piedras grandes, pero no se veía fuego, y todo al llegar arriba se distendía, y empezaron a caernos unas arenillas calientes que no se aguantaban en la mano. Ya no vimos más porque todos echamos a correr...". "El volcán de Chinyero reventó por la parte de arriba de las calderas. Nosotros estábamos a 300 metros de donde reventó, y las arenas nos caían encima y sentía temblar la tierra bajo mis pies. Primero reventó en el mismo morro de la montaña de Chinyero, donde había un hoyito de volcán. La otra boca que hay separada se abrió a la tardecita.
De José Hernández Lorenzo y su hijo Miguel Hernández Grillo.
El Volcán Chinyero fue la ultima erupción registrada en la isla de Tenerife, el 18 de Noviembre de 1909, finalizando después de 10 días,. Situado en las cumbres de Abeque, al Noroeste de la isla y con 1.560 metros de altura.
Una grieta se abrió en su antiguo cráter expulsando lava al exterior formando columnas de escoria, lapilli, y ceniza, acompañada de fuertes explosiones. Su lava alcanzo los valles de cultivos de Santiago del Teide, amenazando también alguna de sus casas.
El 28 de Noviembre de 1.909 cesa su actividad, aunque sus movimientos sísmicos continúan hasta Marzo de 1.910.
Actualmente toda su área esta declarada como Reserva Natural Especial del Chinyero y esta protegida por la Ley de Espacios Naturales de Canarias.
Bueno,…. Después de este testimonio vivido directamente por agricultores de la zona y una breve historia de este volcán, les contare mi andadura como senderista por esta ruta tan espectacular, que sin duda nos dejara en nuestra memoria la violencia que puede tener la naturaleza y las fascinantes figuras caprichosas de lava petrificada.
A las 6.30 de la mañana estoy con mis bártulos en el coche camino de la TF-24 (Carretera de la Esperanza), para desayunar en la Cafetería Km.5, donde suele ser habitual encontrarse con montañeros ciclista, corredores, escaladores y demás calaña deportiva.
El día aparece despejado en el horizonte, por lo que percibo que el calor va apretar en las cumbres. Cuando salgo de la cafetería, me suelo abrigar bien, porque me gusta abrir la ventana del coche y sentir el aire y respirar al aroma que el monte emana a estas horas de la mañana. También aprovecho la luz y la limpieza del ambiente para practicar mi otra gran pasión, la fotografía.
Al pasar por el Gaitero los rayos del sol intentan penetrar entre la niebla que dormita enredada entre las ramas de los pinos, formando una cálida penumbra.
Izaña, se mantiene todavía en la sombra y el frío a esta altura (2.310 mts), se te mete en los huesos.
La carretera me lleva hasta el cruce con el Portillo. Continuo por la carretera TF-21 que viene desde La Orotava, en dirección a Las Cañadas. Los rayos del Sol iluminan la cima del Teide. Me entretengo haciendo algunas fotos en el Valle Ucanca, que a estas horas de la mañana esta espectacular. Las nubes revolotean por la cordillera, pero por encima, el azul del cielo es intenso.
Me desvió hacia la derecha por la carretera TF-38 en dirección a Bocatauce. Había quedado en el mirador de Pico Viejo con los compañeros, pero con la distracción de las fotografías llego 15 minutos tarde (Bronca).
Continuamos por la carretera de Bocatauce, que nos va bajando hacia el caserío de Chio, pasamos por el Volcán ó Montaña Boca Cangrejo y entre el Km 14 y el Km 15, encontramos una pista, a nuestra derecha, que nos lleva hasta nuestro destino. Nuestro sendero comienza en esta pista, que esta cerrada con una valla para que no entren los coches. Un cartel informativo nos anuncia que entramos el la Reserva Natural Especial del Chinyero. Nuestro paseo de hoy, es circular. Aparcamos unos doscientos metro mas abajo del sendero, en un pequeño terraplén, en donde caben los tres coches. Detrás del terraplén, un sendero entre lavas y piroclastos nos va acercando a la entrada de la pista. El pinar de esta zona, es escaso. Comenzamos a caminar cerca de las faldas de la Montaña de Abeque.
Nos vamos introduciendo entre los pinos a nuestra izquierda por un sendero muy bien definido. Encontramos un pluviómetro que nos servirá de referencia como orientación. A la derecha del sendero, encontramos una especie de era. El sendero sigue transcurriendo atravesando la pista forestal. El frente de lava del volcán, hace que nos desviemos otra vez a la izquierda, llegando a un cruce de caminos. Si seguimos hacia la izquierda, el camino nos lleva por el PR TF- 43,3 hasta el Calvario (3,9 Km. ) y a Santiago del Teide ( 7,4 Km. ). De frente, seguiremos por el PR TF- 43, Circular del Chinyero (5,7 Km.). La pista atraviesa la lava y nos deja al descubierto en un cielo azul , por donde corretean algunos pequeños bancos de nubes. A la derecha asoma el Volcán Chinyero, custodiado a lo lejos por Pico Viejo y el Teide. A la izquierda la Montaña del Estrecho, nos invita a subir por un sinuoso sendero, que a la vez nos introduce en una pista, que nos lleva hasta un pequeño refugio que se encuentra en su cima, y donde haremos nuestra primera parada para comer algo.
La Gomera esta espectacular. En el grupo tenemos dos hermanos gomeros (Auxi y Manuel) que nos deleitan contándonos historia de su infancia a la vez que describen los lugares que se pueden distinguir desde este lugar. Se esta tan bien aquí arriba, que nos sentamos a contemplar este impresionante paisaje que nos ofrece esta naturaleza única
Vemos como la Montaña del Estrecho y Montaña del Centeno sirvieron como un canal por donde circulo la lava hacia el Barranco de los Ovejeros. Las lenguas de lavas son increíbles.
Desde lo alto de esta montaña vemos como se aleja el Canal de Vergara entre pinos, piroclastos y mal país, camino al sur. A los lejos, Montaña Bilma, las Cumbres de Bolico y el Roque Tarucho resguardando la Fortaleza de Masca.
Continuamos el camino, desandando nuestros pasos, hasta situarnos en la entrada de la colada de lava.
Aquí hay un cartel informativo ( PR -TF 43-2 Los Partidos 4.8 Km. ). Nos adentramos en la colada de lava intentando no torcernos los tobillos, ya que caminar por esta zona conlleva este peligro. El sendero nos va guiando  por este valle de formas caprichosas. Un pequeño cartel informativo colocado en una roca nos informa de los 100 años de la ultima erupción del Volcán Chinyero (1909-2009). Una gigantesca roca en el camino es el único testigo silencioso de esta caos de piroclastos.
A modo informativo: PIROCLASTOS : Fragmentos de lava de tamaño, morfología y color variado que se emite a la atmósfera en las erupciones volcánicas. De acuerdo con sus características los piroclastos de proyección aérea se dispersarán y caerán a tierra siguiendo simplemente la fuerza de la gravedad o según las leyes de la balística. Cuanto mayor altura alcancen las columnas eruptivas, mayor será la dispersión de los piroclastos. Atendiendo a su morfología pueden distinguirse: escorias, bombas, lapillis y cenizas. En erupciones plinianas la pómez es el piroclasto característico. Los piroclastos de flujo, se desplazan sobre la superficie en flujos laminares o turbulentos (ver coladas piroclásticas y base surge). Los piroclastos que forman depósitos en los que no se aprecia soldadura reciben el nombre de "tephra". Cuando los piroclastos están soldados se denominan "toba"
Pos eso.
A nuestra izquierda, y junto a una especie de tubo volcánico derruido, el sendero desciende bruscamente y nos introduce por las sombras del pinar y un sotobosque de escobones. Poco a poco vemos como vamos dando la vuelta al volcán, aunque los pinos nos tapan la visión. Unos grandes bloques de lava nos saludan a nuestra izquierda. La fuerza de la naturaleza es increíble. El calor empieza a arreciar tanto desde el sol impasible como de este suelo negro basáltico, que forma contraste con la tierra marrón del sendero.
Después de atravesar un pequeño barranquillo, salimos a una de tantas pistas forestales que se cruzan por la zona. A nuestra izquierda, el sendero nos lleva hacia Arenas Negras y Garachico. Pero nosotros, seguimos a la izquierda, como nos indica el cartel informativo. Ascendemos por el sendero, junto a gran pino seco que da un aspecto siniestro por la forma en que el sol hace que se proyecte sus sombras. El Chinyero aparece ante nuestros ojos.
La vereda se inclina suavemente, y nos va acercando al volcán entre medio de un valle de piedra pómez (ceniza, picón, pumita) de color negro, que seguramente el viento deposito en esta zona en los días de la erupción. Nos rodean algunos pinos, que por su porte tienen que ser centenarios. El sendero nos hace seguir ahora a nuestra derecha ofreciéndonos unas vistas de espectaculares contrastes entre el azul del cielo y el color negro de este pequeño valle.
Aprovechamos para hacer un breve descanso y sacarnos unas fotos del grupo. La caminata no es cansina, pero el sol pega en esta zona y el calor se siente bajo nuestros pies. Otro cruce de caminos nos empieza a iniciar la subida por Montaña Abeque. Un mirador nos invita a sentarnos bajo la sombra de un pino con su corteza chamuscada por algún incendio. Decidimos sacar el resto de la comida y relajarnos tranquilamente contemplando prácticamente la circular que hemos hecho.
Continuamos nuestra ascensión, y en un abrir y cerrar de ojos la niebla se nos echa encima cubriendo con su manto toda la montaña. La temperatura empieza a bajar y una fina llovizna nos acompaña por el sendero que nos va llevando, esta vez en descenso hasta el principio de esta ruta. Parece mentira, como en un increíble momento, pasamos de un sol que rajaba las piedras a tenernos que poner nuestros abrigos. Nuestra isla es así, siempre acompañada de estos espectaculares microclimas.

INICIO.- Entre el kilómetro 14 y 15 de la carretera de Bocatauce . Una pista cerrada al trafico con un cartel informativo (Reserva Natural Especial del Chinyero)
FINAL.- En el mismo sitio.
DISTANCIA.- 10 Km. Aproximadamente.
DIFICULTAD.- Fácil
MATERIAL.- Mochila, bastones, botas, polar, chubasquero gorro, protector solar. Llevar siempre un pequeño botiquín, y por supuesto que nunca falte una cámara de fotos .
COMIDA.- Algún bocadillo, frutas, frutos secos, agua, alguna barrita energética etc.…
TRANSPORTE.- Mi recomendación es que lleven coche, sobre todo si lo hacen un Domingo. Si quieren ir en guagua (Autobus "Pal" no canario),consultar en la pagina de TITSA (Transportes Interurbano de Tenerife).  Bueno amigos, espero que disfruten de esta pequeña pero impresionante ruta circular.
Un saludo a todos. Y como siempre digo:
¡BUURGUUAYYYYYY!
















































































CARLOS ROJAS.

4 comentarios:

Francisco dijo...

Buen trabajo compañero.

Una fantástica ruta bien documentada y fotografiada.

Saludos.

carlos dijo...

Mucahas gracias Francisco por tu comentario

Israel Santos dijo...

Excelente, cercana y minuciosa descripción. Gracias por compartir tu experiencia y tus fotos.
Un saludo
Israel

Aran BL dijo...

hola! este verano hice esta ruta y me encantó. También tengo un blog y para documentarme estaba leyendo el tuyo, ¡está genial! Un saludo :)