viernes, 24 de octubre de 2008

DE TABORNO AL ROQUE TABORNO/ MIRADOR DE AGUAIDE 13/7/2008



Mi compañero de pateos, me había dejado solo. Celebraba su cumpleaños la noche anterior y me dijo que se acostaría tarde, lo cual no me impidió que yo fuera a caminar. Durante muchos años he caminado solo por estos montes de dios, algún que otro amigo a venido, pero son caminantes ocasionales, de los que cuanto mas cerca el coche mejor. Pero a medida que pasan los años y te vas sintiendo "mas mayor", los reflejos no van siendo los mismos. Tu cabeza dice que saltes pero tus pies dicen que no. También piensas en la familia, sabes que se quedan preocupados, aunque tu intentes convencerlos de que no pasa nada. Pero así y todo, no puedo de dejar de hacerlo durante mucho tiempo. ("¡El monte me llama como a las cabras!"). Salí de casa muy temprano con la intención de llegar a Taborno sin prisas, relajado y disfrutando del paisaje que me ofrecía mi monte de las Mercedes. Un monte de laurisilva único en el mundo. El Sol no se había puesto y las siluetas de las cumbres se antojaban caprichosas con su negrura. No hacia viento, pero un cielo gris que se dejaba ver entre las ramas de los arboles y la humedad de estos bosques, hacia que el frió se te calara por la piel llegándote a los huesos. Aunque hacia frió, baje la ventana del coche, para sentir, oler y respirar todas las sensaciones que llegaban a mi cerebro. Poco a poco fui pasando por los lugares que casi cada Domingo frecuento, con mis botas, mi bastón, mi sombrero y mi cámara, que es como si estuviera pegada a mi cuerpo. Llegue a Taborno todavía sin la claridad del sol. Baje del coche y espere sentado en la parada de la guagua, viendo como el caserío despertaba, entre el piar de los pájaros y el aire de los barrancos. Baje en el coche hasta la iglesia, di la vuelta y aparque en el bar que estaba abriendo en ese momento. Cogí mis bártulos y me dirigí a tomarme un cortado. ("¡Señor!,¿ esta abierto ya pa tomar un cortadito?. "Si hombre pasa pa dentro").(.¡"Carmitaaaa, mira ver aquíiii"!......¡Chaaacha!). (" ¡Voooooyy!") "TIPICALL CANARY". Pero me gusta, es mi pueblo. Entable una pequeña conversacion con la mujer mientras me tomaba el cortado: "Se esta muy tranquilo por aquí ¿verdad?. "Que va aquí te sacan el cuero". "En los sitios pequeños todo el mundo te conoce, hay mucha envidia". "Yo prefiero estar en Santa Cruz. Menos mal que traspase el bar". ¡Joder! "Me tropecé con la apaleada del caserío de Taborno". ¿Usted va solo? "Si señora."Pues por aquí no venga solo que ya se cayó uno el otro día por el roque y lo sacaron todo machucado". ¿Tiene móvil?. "Si señora" ¿Vodafone o Moviestar?. "Vodafone". Pues Vodafone aquí no tiene cobertura". ¡ Coño con la vieja que me esta jodiendo el día !. Bueno joven, tenga cuidado que eso es un sendero de cabras. Definitivamente ¡Hoy no iba a ser mi mejor día! . Empecé a subir por un camino que se encuentra a mi derecha, o izquierda de la iglesia fácil de reconocer porque es de losetas rojas. A medida de que avanzo por el camino, el sol va dejando ver con su luz los colores del bosque y de toda la costa que puedo abarcar con mis ojos. Taborno esta asentado en la punta de una montaña, con unos barrancos a sus costados, que de verdad, ¡Dan miedo!. Llego al mirador de Taborno y me quedo sorprendido por el silenció y la paz que aquí se respira. Desde este lugar puedo ver hasta los Roques de Anaga. Estoy aquí un rato impregnándome de su belleza. (Fotos). Empiezo a caminar hacia el roque Taborno, en un principio por unas escaleras hechas de cemento que se me antojan que a la vuelta van a ser un rompe piernas. Dejo las escaleras para seguir por un sendero bastante estrecho que va zigzagueando hasta llegar a una fuente. Por esta zona no hay sujeción en ninguno de los laterales y las vistas desde aquí impresionan, hay que ir con cuidado. Desde aquí tengo una vista espectacular de las Carboneras. Prosigo subiendo un poco mas por la "veredita de cabras", hasta que el sendero se pierde por un momento entre mis pies. Me paro para volver a localizarlo. Hay tramos del sendero que pueden dar un poco de vértigo y el suelo es a veces irregular con muchas piedras sueltas. Recuerdo que hace un tiempo tuve que utilizar las manos para poder seguir subiendo al roque. Este sendero tiene que ser un verdadero peligro con lluvia. Empiezo a pensar que: "Que coño hago aquí solo". El sol empieza a apretar y me ato el suéter a la cintura. Llego a las rocas por donde hay que subir apoyando las manos. Subo sin dificultad y me siento un rato para beber agua y comerme una manzana. Contemplo el lugar muy relajado. Desde aquí puedo ver Afur, Tamadite, Roque Negro, Roque de las Animas, Taganana, Taborno, Las Carboneras. La conversación con la mujer esta mañana me vienen a la cabeza y me da mala espina, como si de un aviso se tratara. Pienso en mis hijas y un extraño escalofrío me recorre el cuerpo. Nunca me había pasado en tantos años pateando por mi isla. No se si sera sugestión, pero decido finalizar aquí mi subida al Roque de Taborno. La vuelta la hice con mucho cuidado, como si de un novato se tratara. Las escaleras de cemento se me atragantaron de tal manera que tuve que sentarme en el mirador a recuperarme. no me sentía capaz de subir 30 metros que me quedaban. Llegue al coche ya, recuperado."Que malas pasadas te puede hacer pasar la cabeza a veces" . Arranque el coche que estaba junto al bar, le dije adiós al hombre, que estaba por fuera barriendo, mire hacia dentro, hacia la mujer y no sabia si darle las gracias ó mandarla a coger flores a las Teresitas. Decidí acercarme a Chinamada e ir al mirador de Aguaide. Necesitaba respirar un poco y cerrar los ojos un momento. Necesitaba estar allí, necesitaba su aire





Sendero al roque Taborno

Las Carboneras y su impresionante barranco vista desde Taborno

Roques de Anaga desde Taborno

Taganana y el Roque de las Animas vistos desde el Roque de Taborno


Iglesia de Taborno

Subiendo al Roque Taborno

Roque de Taborno


Mirador de Aguaide



CARLOS ROJAS.

4 comentarios:

David García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Bego dijo...

Como siempre amigo me has hecho patear contigo a travez de tu relato.
Y como siempre has arrancado una carcajada ahogada (estoy en el curro no sea que el cherife se cabree)sobre todo hoy que necesitaba sonreir.

Sigue asi...

Lolina dijo...

Me encantó tu relato de la subida al roque. Estaba buscando referencias para hacerla pero mejor la dejo para otro día. Gracias

AFUR dijo...

Como me ha llegado esta pequeña descripción de un pateo de tantos como yo he hecho durante toda mi vida.
Nunca me he decidido hacer un blog como el tuyo, pero si tuviera que hacerlo, tendria muchas cosas que contar.
Gracias por este momento, y por sacarme unas risas, me ha encantado.
No hay nada como mi Anaga, los que lo conocemos y hemos pateados en sus entrañas, no nos olvidamos jamás y es un sensación que hay que sentir(bis) para saber de lo que se habla....
Un saludo