martes, 31 de marzo de 2009

VILAFLOR-PAISAJE LUNAR-VILAFLOR 29/3/2.009


Esta vez como otra muchas veces, me toca caminar solo. Aunque echo de menos a mis compañeros, me gusta de vez en cuando recorrer los montes en silencio, oír el soplo del aire en la rama de los pinos, ver como te acompaña la niebla por el sendero, caminar entre la llovizna que hace que el olor del monte resurja por todos los alrededores, o intentar buscar al pica pinos, que forma un eco en el silencio.
Todas estas cosas que me da mi tierra me gusta a veces disfrutarlas solo. Me hacen sentirme vivo.
Esta vez y después de algún tiempo sin patear por la zona de Vilaflor, decidí llegarme hasta allí.
Salí de casa a las 7/30 de la mañana, entrando por la autopista del sur (TF-1 ). La carretera a estas horas de la mañana de un Domingo, esta prácticamente vacía, así que me lo tome con calma. Entre por al desviación de Granadilla (TF-21 ), que te lleva subiendo directamente hasta Vilaflor. Subir a estas horas por esta carretera es una gozada. La temperatura no es muy alta y la bruma se disipa muy lentamente. De repente una perdiz roja y sus crías se cruzan desfilando lentamente por la carretera y tengo casi que parar el coche, nunca había visto esto y la sonrisa me llega de oreja a oreja. Me quede tan ensimismado que no me dio tiempo de coger la cámara de fotos. Estos son los momentos tan especiales para mi, de los cuales disfruto como un niño. Seguí subiendo la carretera hasta Vilaflor, donde me encamine hasta la iglesia de San Pedro ( XVl ). Aparque el coche y seguidamente, como de costumbre busque un lugar donde tomarme el “cafelito” mañanero. A esta hora de la mañana era difícil que por esta zona encontrara un bar abierto, así que me di un paseo por el pueblo hasta que encontré uno. Me atendió un señor bastante mayor, con el que enseguida entable conversación. (“Abríguese bien las tripas que pa ya riba hace frío “. “Ayer estábamos a cuatro grado a esta hora “). Después de un rato hablando del tiempo, de cazadores, de vino, de tajinastes, de los escurriales, de los turistas,…. Me despedí del buen hombre y me dirigí al coche a recoger los bártulos.
El pateo era claro: Vilaflor, Paisaje Lunar,(Escurriales) Vilaflor. Un pateo circular de unos 13 kilómetros, que empezaba en la misma plaza de San Pedro. Desde la misma plaza se ve el poste de señalización del sendero (PR 72 Camino de Chasna Paisaje Lunar 6 Kilómetros). Bajamos por esta calle (C/ El Canario), llegamos a la primera boca calle que sale a nuestra izquierda y la cogemos hasta el final y luego bajamos a la derecha unos cien metros, hasta llegar a un camino empedrado a nuestra izquierda que tiene un cartel oxidado y medio caído que anuncia el principio del sendero. Para mas pistas, hay también una placa conmemorativa dedicadas a nuestros mayores.
De todas maneras les diré que el camino esta tan bien señalizado que no hay posibilidad de perdida, es como si fuéramos por los raíles de un tren. Este sendero es parte del antiguo Camino Real de Chasna. Camino que servía para comunicar Norte con Sur, “pos si no lo sabían.” En el principio del sendero bajaremos entre huertas, rodeadas en sus bordes por margaritas y amapolas que invaden el camino. A nuestra derecha nos encontramos con el cause del Barranco del Chorrillo, por el que atraviesa el sendero


Empezamos a ascender por el camino que discurre entre muros de piedras y con un suelo muy irregular. Tres chicas alemanas que salían delante de mi se pierden de mi vista, llevan un ritmo de “Molinillo”. Mientras, yo me entretenía haciendo unas fotos y cogiendo aire porque el principio del sendero con sus rocas incrustadas en el suelo y los cambios de ritmo que me veía obligado hacer me habían pegado una pequeña fundida. Unos perros de presa canarios me pasan, me huelen, me miran y se me meten entre los pies y estoy a punto de “cagarme todo”. (“¡Chaaaaaa vengan pa caaaa!”). (“Tranquilo que no hacen nada, estos perros están tontos”).Tontos una miiiierda”. Los perros se perdieron por el sendero junto con sus amos, mientras yo seguía allí parado con flojera de patas y sudor frío. Continuo el sendero recto, sin desviarme hasta llegar a una casa con huertas a la izquierda del sendero (Casa Galindo). Aunque hay una bruma que cubre el Sombrerito de Chasna, (2.400 metros) se me antoja que es una vista espectacular. (Fotos) Hay bastantes almendros por el lado derecho del sendero
El sendero continua un poco mas arriba, donde se corta por un pequeño muro de piedra marcado con las señales amarilla y blanca, que hace que nos desviemos hacia la derecha. Esta empedrado y baja en zig zag hasta el cause del Barranco de las Mesas. Pasamos entre tajinastes y retamas que aun no han florecido, porque todavía no es la época. Esto tiene que estar precioso cuando florezcan. Empezamos a subir ahora por la otra vertiente del barranco. La pendiente es un poco pronunciada, pero no es muy larga. Llego hasta el final de ella ,cruzándome con la pista Madre del Agua. aquí mismo nos encontramos con carteles informativos que nos indican el recorrido que nos queda hasta el paisaje y la distancia que hemos recorrido desde Vilaflor.
En los bordes de la pista hay muchos trajinastes blancos, que si no son rojos, no me dejan de sorprender por su belleza. Cruzo la pista y continuo ascendiendo por donde me indica un cartel, hasta llegar a un cruce de caminos que nos indica: Camino de Chasna -Paisaje Lunar 3,3 Km., Camino de Chasna-Vilaflor 2,7km y Paisaje Lunar 3,7 Km. Nosotros cogeremos por el antiguo camino de Chasna-Paisaje Lunar.
A medida que asciendo la temperatura empieza a bajar casi hasta los seis grados y aunque voy sudando por el chaquetón polar, no soy capaz de quitármelo. Conociéndome seguro que me da un pasmo. Llego a un gran pino con un banco de piedra debajo, que me invita a descansar y me siento un rato debajo de este pino centenario a observar todo lo que me rodea. Da gusto estar aquí escuchando el silencio del bosque. “No tengo Prisa.”
El sendero ahora se vuelve llano, caminamos entre medio de un paisaje de pinos y vegetación, hasta llegar al cruce con otra pista forestal. La señalización nos lleva recto, sin desviarnos a otra pista que esta cerrada con una valla para que no pasen los coches. Atravesamos la valla y seguimos en suave pendiente. Digo suave pero aquí nada es tan suave, estamos a bastante altura, así que a tomárselo con calma. Llegamos a una antigua casa en ruinas en medio de este bosque de pinos (Casa Marrubial), en donde me dispongo a sacar unas cuantas fotos, peeero…. “Todo el sendero limpio como la patena y aquí concentración de clinex limpia chichis” (“¡Señoras por favor!” “lleven una bolsita ¡coño! )
Continuo mi deambular por este camino, sin prisas que ahora se ensancha y que deja entrever por los pinos que hay por esta zona la Montaña de las Arenas, lugar por donde baja el Camino de Chasna desde la Degollada de Guajara. La lluvia hace su aparición de forma muy suave, por lo que tengo que esconder la cámara debajo del chaquetón. El camino se vuelve mas llano por esta zona hasta que llegamos a un pequeño claro donde encontramos unas paredes de roca erosionadas (Toba volcánica) que nos recuerdan a los Escurriales (fotos). El sendero continua atravesando un pequeño tramo del barranco de Eris de Carnero, unos de los barrancos de Vilaflor por donde discurren algunas galerías. Continuo caminando y me encuentro a mi izquierda y fuera del sendero una espectacular bomba volcánica, que esta casi en la misma desembocadura del barranco que baja desde la Degollada de Ucanca (fotos). Cien metros mas y nos encontraremos una señalización que nos dice: Paisaje Lunar 0,4 Km., Camino de Chasna-Vilaflor 5,6 Km. Continuo por el sinuoso sendero que baja hasta el Paisaje Lunar. Desde aquí se ven unos pinos con unos portes espectaculares en donde sus copas se abren como un paraguas. Son pinos centenarios.
De pronto me encuentro a unos guiris afanados haciendo fotos a algo que no veo desde donde estoy. Continuo acercándome y me vuelvo a sorprender con las perdices, ya que casi están comiendo de la mano de uno de los senderistas. ¡Están gordisimas!. Lógicamente yo también me afano haciendo fotos. (“¿Este ser perdiz roja?") (“Nooo gallina pa una sopa“). ("¿Sopa? ¿Que ser sopa?") …(“Si,si, es una perdiz”). Continuo mi deambular por el sinuoso sendero hasta llegar a unos miradores naturales que han acondicionado para que la gente pueda observar el Paisaje Lunar desde aquí. Esta situado en el fondo del barranco. Los Escurriales o como lo llamamos los canarios, Paisaje Lunar, es una formación de material volcánico que a lo largo de los años el viento y el agua ha ido erosionando, dándole esas extrañas y maravillosas formas. Antes podíamos contemplarlo y andar por sus alrededores. Me acuerdo de entrar por el campamento Madre del Agua, o bajar desde la degollada de Guajara hasta el mismísimo barranco, pero han cortado el sendero. Por algo será. (“El hombre es el animal mas destructivo que existe sobre la tierra mi hermano“) En este acondicionado mirador se encuentra un cartel informativo que explica detalladamente como se formo este fenómeno geológico.
Pero este día, la niebla, no me deja hacer buenas fotos, así que me resigno y espero un rato comiéndome unas frutas y disfrutando de los sonidos y sensaciones que me da este fabuloso paisaje de mi tierra.
El sendero sigue bajando ondulante, hasta que se vuelve llano y cómodo de seguir. La bruma me sigue acompañando, junto con el silencio del bosque, que hace de mi caminar un aletargado paseo. Llegamos a un cruce de caminos en donde una señal de sendero nos indica : Vilaflor 4,5 Km. Paisaje Lunar 1,8 Km. Seguimos por la señal que nos indica Vilaflor. El camino por aquí es tan tranquilo que voy con las manos en los bolsillos, paseando junto a un muro de piedra que antiguamente pertenecía a una finca. Las señales por todo el sendero me van llevando sin ningún problema de nuevo hasta Vilaflor, Atravesando varias veces la pista forestal Madre del Agua. Llego a otra casa en ruinas con un pino enorme conocida como la Casa de los Llanitos. la verdad no se si las casas de esta zona fueron abandonadas o si fueron desalojadas, pero para mi tener una casa por aquí seria un autentico flipe.
Continuando entre la bruma del día, volvemos a la señalización que hay justo al finalizar el Barranco de Las Mesas. De aquí en adelante desandamos el camino volviendo a pasar por Casa Galindo, llegando a Vilaflor y al mismo punto de partida.

El paseíto lo hice en unas cinco horas y sin ningún tipo de prisas, disfrutando de la espectacular naturaleza que nos ofrece esta paraje de nuestra entrañable isla. Menos en el verano, cundo hay demaciado calor. De Marzo a finales de Junio podemos disfrutar de los espectaculares Tajinaste rojos, así como de las retamas en flor. En invierno, también podemos disfrutar de algún día nevado y pasear por sus alrededores. En la primavera disfrutaremos de todo el esplendor de su flora. Así que a vivirlo.
Y como siempre me despido:
¡BUUUURGUAYY!



Principio del sendero




Casa Galindo


Bajando por el empedrado del barranco de Las Mesas


Tajinastes Rojos sin florecer

Tajinastes

Cruce de caminos


Casa Marrubial





Cruce del barranco Eris de Carnero


Pinos centenarios
Perdiz Roja
Paisaje Lunar



Volviendo a Vilaflor
Paisaje Lunar



Casa de los Llanitos

Por casa Galindo

Desandando el camino

CARLOS. ROJAS.

1 comentario:

Begoña dijo...

mi hemmano. Tus escritos me hacen patear con la mente, sigue así... ¡¡¡Menudo cagon" mira que darle pena unos pobres xuxos...ainsss...

¿Adivina que foto es la que mas me gusta además de la de la portada?

No esa no... esa tampoco... Bueeeeenooooo te lo digo.... La de la flor amarilla ¿que marca es? ;)